Cirugías Ginecológicas

Este tipo de tratamiento permite solucionar casos como los quistes de ovario, los miomas uterinos, la endometriosis, la patología uterina y también la patología del suelo pélvico. La cirugía ginecológica puede ser vía abdominal, vía vaginal, y endoscópica o laparoscópica.

Histeroscopía

Cirugía mínimamente invasiva

Es un procedimiento clínico que le permite al ginecólogo ver el interior del útero por medio de una endoscopia.  Este procedimiento puede realizarse con fines de diagnóstico o para tratamientos de patologías intrauterinas y como método de intervención quirúrgica.

Se aconseja su práctica en casos de: alteraciones menstruales, pólipos, hemorragias, esterilidad o infertilidad, cuando la ecografía revela anomalías del interior del útero, o bien si existen anomalías citológicas del cuello uterino o del interior de la matriz.

Laparoscopía

Cirugía de diagnóstico

Es una cirugía para examinar o diagnosticar órganos pélvicos, mediante el uso de un instrumento de visualización llamado laparoscopio. La cirugía también se usa para tratar ciertas enfermedades de los órganos pélvicos.   Diversos procedimientos quirúrgicos como la ligadura de trompas laparoscópica y otros son mínimamente invasivos pues utilizan una cámara pequeña para examinar los órganos reproductivos femeninos.

Endometriosis

Es una enfermedad en la que el tipo de tejido que normalmente crece dentro del útero crece fuera del útero. Puede aparecer en los ovarios, las trompas de Falopio, los intestinos o la vejiga.  Es un padecimiento benigno que afecta a las mujeres durante su vida reproductiva.

Algunos síntomas son: dolor por lo general en el abdomen, la espalda debajo de las áreas de la pelvis, infertilidad, menstruaciones fuertes y sangrado entre periodos, calambres menstruales dolorosos.  No hay cura, pero los tratamientos ayudan con el dolor y la infertilidad. Estos incluyen medicamentos para el dolor, tratamientos hormonales y cirugía, dependiendo del caso de cada paciente valorada. Y también se puede usar el Laparoscopio diagnóstico.

Histerectomía

Cirugía Laparoscópica

O bien llamada extirpación del útero generalmente se realiza por patologías benignas tales como: miomas, endometriosis, es una técnica quirúrgica con más de 2.500 años de historia. Existen 2 tipos de histerectomías, 1-total si se extirpa cuerpo uterino y cuello y 2– subtotal si se deja el cuello del útero. En el caso de mujeres sexualmente activas es más adecuada la de tipo subtotal, ya que la vagina no tendrá cicatriz ni acortamiento. Pero con una visión preventiva oncológica, extirpar el cuello del útero evitará los controles posteriores anuales con citologías para la detección precoz de lesiones malignas de cérvix.

En Gestar aplicamos este procedimiento de manera laparascópica. Pues la operación de “histerectomía laparoscópica” para la extirpación del útero permite llevarla a cabo sin dejar cicatrices visibles en la paciente. Con esta técnica se puede tratar tanto crecimientos malignos como benignos, siendo su principal ventaja la reducción de la estancia hospitalaria y la reducción de los días de post-operatorio. El abordaje de esta técnica quirúrgica se realiza a través de 3 pequeñas incisiones en el abdomen y en algunos casos, una incisión de apoyo en el fondo de la vagina. También se puede realizar abierta y vaginal.

Colpoperineorrafia Anterior y Posterior Transobturatriz

Es una alternativa mínimamente invasiva para el tratamiento de la incontinencia urinaria de esfuerzo

Los procedimientos con TVT (cinta vaginal sin tensión) y TOT (cinta sub-uretral transobturatriz) se utilizan para levantar la vejiga o uretra caídas de una mujer y ponerlas en su posición normal. Se coloca una banda estrecha de cinta bajo la uretra.

La cinta apoya la uretra y la vejiga como una hamaca. La incontinencia urinaria de esfuerzo es bastante común entre las mujeres. Es provocada por la debilidad en los músculos y los tejidos que rodean la vejiga y la uretra. La debilidad impide que la uretra cierre, así que se fuga la orina. El apoyo prestado por TVT o TOT a menudo puede aliviar o corregir esta fuga.

Colocación de Sling

Existe un tratamiento para las mujeres que sufren incontinencia urinaria de esfuerzo. A qué se refiere esto? A la pérdida involuntaria de orina cuando tosemos, nos reímos o hacemos ejercicio. Esto que muchas veces puede limitar su vida cotidiana y convertirse en un problema higiénico o social, tiene una solución simple.

Consiste en la colocación de un Sling Transobturatriz, que reproduce la suspensión natural de la uretra usando una malla de polipropileno. Una especie de “hamaca” que va a sostener nuestra uretra y evitar la incontinencia.

Clínica de atención integral de la mujer en todas sus etapas, con los mejores médicos especialistas y tecnología de vanguardia.

Desarrollo por SUWEBCR

CLÍNICA GESTAR  ©2020
TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS

Clínica: (506) 2256-0002
Teléfono: (506) 4001-2155
Whatsapp: (506) 8619-7222